Conservación y Uso Sostenible de Cetáceos a pescadores y operadores de turismo

5943
Desarrollo Sustentable
LatinoaméricaPanamá

Expertos argentinos de la Fundación Cethus están capacitando a más de 100 pescadores y operadores de turismo del Archipiélago de Las Perlas, Pedasí y de la Ciudad Panamá, con el objetivo de desarrollar un avistamiento responsable como una alternativa con gran potencial económico. De este modo se busca fomentar la protección de estos animales y de los ecosistemas donde se encuentran.

A pesar de sus abundantes recursos y biodiversidad marítima, Panamá se encuentra en una incipiente etapa de desarrollo del ecoturismo de avistamiento de cetáceos. En los últimos años su Gobierno ha impulsado la actividad mediante la creación del Corredor Marino de Panamá (2005) y la sanción de normas que tienden a regular la actividad científica y el avistamiento de cetáceos en aguas panameñas. Como consecuencia de esta política, en 2008 más de 17 000 turistas realizaron actividades de avistamiento de cetáceos, lo cual generó ingresos por más de USD 3M. Este monto representa un incremento considerable respecto de años anteriores, cuando casi no había registros de avistamientos. Detrás de este desarrollo se encuentra un intenso trabajo de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), que desde 2006 viene realizando actividades de capacitación a grupos de pescadores y operadores de turismo del Archipiélago de Las Perlas, Pedasí y ciudad Panamá con el objetivo de proteger a las diversas poblaciones de cetáceos y de desarrollar una actividad responsable de avistamiento. En esta política, la ATP ha contado con el apoyo de la Universidad Marítima Internacional (UMIP) y de la Fundación Cethus, organización argentina que brinda esta Cooperación Sur-Sur con financiamiento del FO.AR. La Argentina posee una vasta experiencia en el desarrollo de emprendimientos de avistaje responsable de cetáceos. En este sentido, los ejemplos de Puerto Madryn y Puerto Pirámide en la provincia de Chubut son experiencias modelo, tanto por las buenas prácticas que allí se realizan como por el beneficioso impacto económico en las comunidades costeras. Basándose en esta experiencia, en los últimos cinco años la Cancillería argentina ha promovido proyectos de Cooperación Sur-Sur en avistaje de cetáceos en diversos países de Centroamérica como Venezuela, Panamá, Nicaragua y Guatemala con el objetivo de brindar capacitación a funcionarios y especialistas sobre avistaje e identificación de cetáceos con miras al desarrollo turístico de las comunidades costeras. En el caso de Panamá, la primera etapa del Proyecto se desarrolló en octubre de 2006 (en donde participaron ATP y UMIP), la segunda en agosto de 2008 y la tercera en agosto de 2009; estas dos últimas con participación de UMIP. Además, la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y el Smithsonian Institute (STRI) han prestado apoyo al desarrollo de las actividades. Durante el mes de octubre de 2011 se llevó a cabo la cuarta etapa de este proyecto de cooperación argentino-panameño financiado por el FOAR. La visita de los expertos argentinos permitió realizar talleres teóricos en los que participaron 35 personas, entre el sector gubernamental y lancheros de la zona. Tras estos primeros tres días de trabajo, se realizaron salidas prácticas a la Bahía de los Delfines, donde se abordaron temáticas de avistamiento de delfines nariz de botella, observaciones de los métodos de aproximación de las distintas embarcaciones que realizaban la actividad y una visita a la Comunidad de Buena Esperanza. Desde el comienzo de esta cooperación ya se han capacitado más de 100 pescadores y agentes de turismo panameños, lo que ha permitido aumentar las posibilidades de utilización de los cetáceos como alternativa económica sustentable y al mismo tiempo proteger a los ecosistemas marítimos. De este modo, se ha creado una base que permitirá, en un futuro no muy lejano, la implementación de proyectos de investigación y monitoreo de especies de cetáceos, y un análisis detallado del impacto económico de la actividad en las respectivas comunidades.